• Inicio
  • Noticias
  • Desafíos de las empresas para la crisis del COVID 19 desde el punto de vista del Control de Gestión

Desafíos de las empresas para la crisis del COVID 19 desde el punto de vista del Control de Gestión

  

Por Javiera Müller Nuñez, Ingeniera en Información y Control de Gestión, Académica IICG UV

El Coronavirus ha desplazado el trabajo presencial al teletrabajo o homeoffice y con ello deben modificarse otros quehaceres de la empresa como la forma de gestionar, los mecanismos de control y el liderazgo. En España, dónde el virus está más avanzado, se hizo una encuesta por Great Place to Work[1] indicando que el 99% de las mejores empresas para trabajar en el rubro de servicios incluyeron el teletrabajo dentro de sus funciones. Lo anterior, genera un nuevo ecosistema de trabajo, el cuál migra a un formato virtual y no solo las personas deben adaptarse a las nuevas tecnologías para poder realizar sus labores, pues también las herramientas de control, los departamentos y las empresas.

Para muchos empleados de la organización (y en específico para los que no son de la generación millenials) probablemente es primera vez que realizan video conferencias para hacer reuniones y trabajo a la distancia, lo anterior implica una nueva forma de hacer las cosas y como todo cambio organizacional, las personas tienen a ser aversos al cambio. Por lo tanto, se generan las etapas emocionales de la gestión del cambio, y los líderes deben tener un conocimiento básico de los estados de ánimo que desencadena cada etapa de la gestión del cambio para poder guiar sus decisiones con el objetivo final que los individuos no actúen en contra de lo que la organización desea lograr.

Las etapas de la gestión del cambio comienzan con el presentimiento, ya que pueden existir rumores de un cambio (por ejemplo, instalación de un nuevo software) que generará preocupación, en el contexto de la pandemia esta etapa ya ocurrió durante los primeros meses del año 2020. Cuando la pandemia llegó a Chile y hubo decisiones de modificar la forma de trabajar, es decir, teletrabajo llegó la etapa de Shock, donde probablemente los individuos sintieron miedo prefiriendo quedarse en sus hogares antes de exponerse ellos y por ende, sus familias. Luego vino la etapa de resistencia al cambio, es decir la irritación por cambiar su forma estándar de hacer sus labores. Consiguiente, llegó la etapa de la aceptación racional y emocional. Hoy podríamos encontrarnos en la etapa de la apertura, es decir, optimismo a lo nuevo, que desencadena curiosidad y entusiasmo. Finalmente está la etapa de la integración, es decir confiar en las bondades del cambio, dónde probablemente el teletrabajo continuará como una forma de trabajo post crisis.

Una noticia del diario La Tercera basada en la consultora Willis Towers Watson indicó que “En relación al trabajo a distancia, más del 90% de las compañías consultadas tiene una buena apreciación de su uso como herramienta para mantener el funcionamiento de los colaboradores. De hecho, el 50% de las empresas asegura que esta modalidad ha funcionado bien, con percances menores, y el 41% califica la experiencia como “excelente”.[2] Lo anterior indica que podemos estar en una etapa de apertura. En esta etapa, existe mayor oportunidad de creación de innovaciones, ya sean radicales o incrementales en la forma del quehacer empresarial, es importante ir generando instancias para conocer diversas estrategias emergentes, es decir que vengan desde diversas partes de la organización para fomentar la sostenibilidad de las organizaciones. Es por esto, que los individuos que conforman las organizaciones deben estar alineados, en conocimiento de los objetivos y propósitos organizacionales.

En las crisis, el liderazgo se hace más importante, sobre todo el liderazgo transformacional, el que es capaz de transformar a las organizaciones escuchando y tomando en cuenta a las opiniones de los empleados para poder aprovechar las oportunidades. Es importante mencionar, que los modelos antiguos de liderazgo pueden quedar obsoletos o inadecuados en estos nuevos contextos. El líder tiene un rol crucial, debe mantener un estado de ánimo positivo y contagiarlo al equipo, tratar de formar un positivo clima laboral, ambiente colaborativo, favorecer compartir mejores prácticas entre los equipos y dar retroalimentación a los colaboradores. Lo anterior dará mayor nivel de confianza y seguridad al equipo.

El liderazgo y forma de gestionar las empresas deben lograr la colaboración, mantener equipos conectados, motivados y comprometidos. Lograr el engagement positivo, es decir, personal con alto compromiso, puede promover la productividad que se necesita post crisis para lograr la sostenibilidad de las organizaciones.

Una vez que pase la crisis pandémica que ha generado el COVID-19, se requerirá levantar la economía necesitando empresas productivas, y a su vez, las empresas necesitarán ser productivas para poder sostenerse en la economía. El activo más importante de las empresas son las personas y éstas son más productivas cuando están motivadas y comprometidas. Por lo que, los sistemas de incentivos, los métodos de control de gestión, de evaluación del desempeño, la cultura organizacional, la comunicación y el liderazgo, deben ser direccionados a generar un compromiso de los individuos que componen las empresas. Además, de declarar y comunicar los propósitos organizacionales para que los tomadores de decisiones e individuos estén alineados a los intereses de la organización.

Las personas no se motivarán eliminando los feriados, extendiendo las horas laborales o despidiendo fuerza laboral, prácticas que se han escuchado en los medios, ya que ese contexto bajará la motivación haciendo crecer la incertidumbre y volviendo a la etapa de presentimiento y shock en la gestión del cambio, lejos de ser productivos.

Finalmente, el liderazgo, la comunicación y la forma de gestionar las empresas, es decir, el Control de Gestión deben adaptarse en entornos de crisis para que las empresas puedan sobrevivir y luego aumentar su productividad para sostenerse en la economía.

 


[1] https://www.greatplacetowork.cl/covid-19-aprendiendo-a-amar-el-teletrabajo/

[2] https://www.latercera.com/pulso/noticia/encuesta-a-empresas-revela-una-positiva-evaluacion-del-teletrabajo-durante-la-crisis/6J56VEON7RC7FFVZ3J62AZISTA/

Etiquetas: #IICG,, #IICGUVopina, #IICGUV , #IICGdesafios